sábado, 26 de julio de 2014

El legado del odio, Corea japonesa (1910-1945)

Emperador Gojong de Corea
Corea sufrió cambios radicales bajo el dominio japonés. Antes de que el país fuese anexado formalmente por Japón en 1910, los japoneses hicieron que el último monarca coreano, el rey Gojong, abdicase en 1907 en favor de un hijo débil, el cual se casó con una japonesa adquiriendo así el título de nobleza japonesa . Japón gobernaría Corea bajo un gobernador general subordinado directamente a los primeros ministros japoneses. Todos los gobernadores generales en Corea fueron altos oficiales militares procedentes de Japón. Corea había tenido a lo largo de la Historia una gran interacción con Japón, compartían una herencia cultural común, este iba a ser un punto y final para esta dinámica de relaciones entre ambos países.

En teoría los coreanos, como sujetos del emperador japonés, estaban dentro de la misma categoría que los japoneses; pero en la práctica no fue así, Japón trató a los coreanos como un pueblo conquistado. Hasta 1921 los coreanos no podían mostrar su pensamiento en público, tenían prohibido formar partidos políticos o editar sus propios periódicos.

Todo esto llevó a que surgiera un sentimiento nacionalista entre la población coreana, dando lugar a una manifestación de estudiantes coreanos en Japón, y el 1 de marzo de 1919, que llevaría a una Proclamación de la Independencia por un pequeño grupo de líderes en Seúl. Este acontecimiento se conoció como el Primer Movimiento de Marzo, durante estas fechas numerosas manifestaciones callejeras encabezadas por grupos cristianos y Ch'ondogyos  estallaron en todo el país para protestar contra la ocupación japonesa, una ocupación que había establecido en Corea la intolerancia religiosa.

A raíz del Primer Movimiento de Marzo, Japón concedió libertad a Corea. Esta libertad dio lugar a que en la década de los 20´s surgiera en Corea unos años de gran apogeo cultural, como la organización de los sindicatos, movimientos sociales y económicos. En la década de 1930, sin embargo, sucederá lo contrario. En Japón el gobierno se convirtiría en un gobierno más autoritario, el ascenso de los militares en la política japonesa iba a afectar negativamente a este desarrollo coreano. En 1937, cuando Japón inició la Segunda Guerra Chino-japonesa contra China, el gobierno japonés decidió movilizar a todo el país por causa de la guerra. No sólo se estableció una economía de guerra, el gobierno japonés comenzó a alistar jóvenes coreanos en el ejército japonés como voluntarios en 1938, y como reclutas en 1943. Adoración al sintoísmo se hizo obligatoria haciendo que la preservación de la indentidad nacional coreana se debilitara.

Movimiento Primero de Marzo
La política colonial inicial de Japón era la de aumentar la producción agrícola en Corea para satisfacer la creciente demanda japonesa de arroz. Japón también comenzó a desarrollar en el país la industria pesada en la década de 1930 como parte del programa de la economía de guerra.  Entre 1939 y 1941, el sector manufacturero representó el 29 por ciento de la producción económica total de Corea.  El desarrollo económico que se daba bajo el dominio japonés, benefició poco a los coreanos. Prácticamente todas las industrias eran propiedad de japoneses, sólo un 1,5% del capital invertido en Corea era de coreanos, ello se debía a que los japoneses ponían trabas para que los coreanos creasen empresas. Cada vez más tierras de cultivo pasaron a manos japonesas.El arroz que se creaba en Corea se exportaba masivamente a Japón dejando a los coreanos con poco alimento que comer, la premisa del gobierno japonés en Corea, era la de "Japón primero".

Yi In-jik
Con el gobierno japonés, se importaron a Corea diferentes influencias intelectuales procedentes del budismo, confucionismo, y chamanismo junto a la cultura occidental. Todo ello dio lugar a una literatura occidentalizante que se centraba en lo social y lo político como demuestra la creación de la obra literaria "Lágrimas de Sangre",  publicada por Yi In-jik en 1906, en la cual se centraba en la necesidad de una reforma social y enriquecimiento cultural, siguiendo los modelos occidentales y japoneses. O la obra de Ch'ae Man-sik, "Colecciones de Vida", publicado en 1934, protestaba contra las injusticias de la sociedad colonial. En las décadas de 1920 y 1930, las ideas socialistas comenzaron a influir en Corea. Pero con el comienzo de la Segunda Guerra Chino-japonesa surgió una brutal represión sin precedentes en el ámbito cultural por parte de las autoridades japonesas, situación que continuó hasta la liberación de Corea en 1945 por Estados Unidos.

Desde finales de 1930 hasta 1945, el gobierno colonial siguió una política cuyo objetivo era obligar a los coreanos a hablar japonés y considerarse a sí mismos sujetos japoneses, la identidad coreana había de ser borrada. En 1937 el gobernador general japonés ordenó que se impartieran las clases en las escuelas sólo en japonés, el coreano fue prohibido hablarlo. Además se redactó un decreto que "animaba" a los coreanos a adoptar nombres japoneses, el 84%  por ciento de todas las familias coreanas lo había hecho. Los periódicos y revistas escritos en coreano se suprimieron además de promocionar la creencia en la divinidad de la figura del emperador, y la construcción de numerosos templos sintoístas por todo el país.

Hay que decir que el trato del gobierno japonés a los coreanos fue muy duro. La resistencia coreana prácticamente cesó en la década de 1930 debido a la estricta vigilancia y duros castigos que impartían las autoridades. La mayoría de coreanos creían que lo mejor era estar en silencio, otros en cambio colaboraron con los japoneses, estos colaboradores, más tarde serían mal visto durante la independencia del país.

El 8 de agosto de 1945, la Unión Soviética declaró la guerra a Japón e invadió Manchuria y Corea. Para entonces, Japón estaba ya agotado debido a la guerra que mantenía contra los Estados Unidos y sus aliados. El lanzamiento de las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki el 6 de agosto y el 9 de agosto, respectivamente, había llevó al gobierno japonés a rendirse incondicionalmente.

Imperio Japonés a echa de 1942
La rendición de los japoneses y el desembarco soviético en la Península Coreana marcó un punto de inflexión en la Historia coreana. En la Conferencia de El Cairo de diciembre de 1943, los aliados decidieron despojar a Japón de todos los territorios que había adquirido desde 1894. Los Estados Unidos, China y Gran Bretaña habían acordaron que Corea debería ser un país libre e independiente, La Unión Soviética aceptó también este principio.

Según Michael J. Seth, los japoneses habían seguido el modelo colonial de las potencias europeas. Corea se diseñó para producir materias primas y productos necesarios para Japón. El desarrollo industrial de Corea bajo el poder japonés fue a un nivel inusual, Corea a fecha de 1945 era de todas las colonias existentes en el mundo, la más industrializada, pero no nos engañemos, esta industrialización estaba destinada a servir a los intereses japoneses, no coreanos. El legado más importante que dejó Japón en Corea fue el odio común a los japoneses, ambas coreas, Corea del Norte y Corea del Sur, tienen esto en común. Ello se debe a la intensidad de la ocupación japonesa del país, numerosos agentes japoneses estaban involucrados en el control de Corea, además de la brutal represión que realizaron hacia los coreanos.

El desembarco de las fuerzas soviéticas en Corea, obligó al gobierno de los Estados Unidos negociar la división de Corea por el paralelo 38, se temía que los soviéticos ocuparan toda la península y controlar Corea. Corea estaba dividida, pero estaba unida por un claro sentimiento, el odio a Japón, era pues éste, el principal legado que dejó el período colonial japonés en Corea.

BIBLIOGRAFÍA:
-HANE, Missiko. Breve Historia de Japón. Alianza editorial. 2013
-SETH, Michael J.A concise history of modern Korea. Rowman &Littlefield. 2010
-SETH, Michael J.A history of Korea: From antiquity to the present. Rowman & Littlefield. 2010
-WHITNEY, John. El Imperio japonés. Siglo XXI. 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario